Roraimanews

Cultura Piar N ° 5

Breves

Nació en Upata el 4 de junio de 1930. Sus padres fueron Romualdo Álvarez y Paula Valera, artesanos de oficio. Cultiva con éxito el género literario de la poesía y la pintura. Seconsidera un pintor costumbrista y paisajista. Entre sus poemarios se mencionan Historia de Upata, Rosa del bosque, Upata es una corriente, Siendo el novio de Upata, El divorcio, Tomando en cuenta la vida e Historia de Upata en versos y petición cristiana. Entre sus obras pictóricas, están las Ponciano Álvarez, pintor, poeta, contador de cuentos; trabajador incansable y amante de las tertulias culturales.

Los últimos quince años que Ponciano vivió en esta tierra de gracia- Upata- siempre los dedicó a la pintura, a la poesía y a recorrer junta otros patrimonios vivientes o inmateriales del municipio Piar, los espacios culturales, escuelas y comunidades, disertando sobre la poesía, la pintura; llevando un mensaje  bondadoso y optimista a los mas jóvenes, colocándose como ejemplo: Él, un anciano de ochenta años, que pintaba y declamaba sus poemas, con el brillo y candidez de un adolescente.

Desde muy pequeño lo atrajo el dibujo,la pintura; y pudo desarrollar algunas técnicas casi por auto-aprendizaje. Ponciano pintó la naturaleza, retratos de personajes históricos, estructuras emblemáticas de la Guayana contemporánea -ejemplo, el embalse de Guri- así como batallas de la independencia. Ponciano desarrolló estudios sobre pinturas icónicas venezolanas; como  el Miranda en la Carraca, de Arturo Michelena. Pero también  Ponciano Álvarez  cultivó la poesía y en algunos de los encuentros que nos tocó compartir juntos; su conversación comenzaba con varios de sus versos.

Nació en Upata el 4 de junio de 1930. Sus padres fueron Romualdo Álvarez y Paula Valera, artesanos de oficio. Cultiva con éxito el género literario de la poesía y la pintura. Seconsidera un pintor costumbrista y paisajista. Entre sus poemarios se mencionan Historia de Upata, Rosa del bosque, Upata es una corriente, Siendo el novio de Upata, El divorcio, Tomando en cuenta la vida e Historia de Upata en versos y petición cristiana. Entre sus obras pictóricas, están las que se titulan La india Upata, La muerte de la india Upata, Bodegón, Paisajes Llaneros, Caída del río Canaima, Paisaje de Falcón, Un jardín primoroso, Frutas, Simón Bolívar y Retrato de una dama. Es el creador del escudo del municipio Piar. Es un personaje popular y emblemático de la comunidad de Upata, ya que es conocido por todos los pobladores, quienes aprecian y admiran sus dotes intelectuales. Declarado y reconocido el 20 de octubre de 2008 como Portador de la Cultura Municipal del municipio Piar,por el Instituto del Patrimonio Cultural, de conformidad con lo establecido en el artículo 6, numeral 7 de la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural.[1][2]

La cultura y los días

El pasado sábado 16 de octubre a las 10 de la mañana, frente al Centro cívico/social de Upata- actual alcaldía- asistimos a la recolección de tierra, colocación la misma en un pequeño cofre para luego, junto al cronista de la ciudad de Upata, el doctor Atife Habib; levarlo a la iglesia San Antonio de Padua, donde el párroco, dio una misa -exequias- simbólicas al cadáver- reiteramos en lo simbólico- del general Manuel Piar.

Una hora antes el cronista, había disertado sobre la importancia y trascendente del evento “Este sencillo acto reivindicativo de la figura y obra del General Manuel Piar, es necesario difundirlo a las escuelas liceos universidades del municipio, que lleva su nombre”.

¡Es fundamental que las nuevas generaciones conozcan el valor del Libertador del Guayana; el general Manuel Piar!  

Reproducimos a continuación parte de la proclama del general Piar, uno o dos días a su llegada a Upata (06 de febrero 1817):“Hasta ahora habéis estado sujetos al capricho arbitrario de los capuchinos, que no contentos con ejercer su ministerio espiritual, os oprimen reduciéndoos a esclavos: En adelante no será así, el ejército de la República es nuestro defensor. Nosotros os miramos como hermanos y como tales os concedemos los mismos derechos nuestros. Venid pues a reuniros con nosotros, volved a ocupar vuestras casas y pueblos, nadie os hará daño. Vuestras familias, mujeres e hijos serán respetados disfrutareis con ellos, tranquilidad, abundancia y felicidad”.

El sábado 30 de octubre 2021, varios cultores de la canción necesaria, brindaron un sencillo pero cálido homenaje al cantautor del pueblo: Alí Primera.

Wilfredo Morillo, El grupo de cuerdas: Los Dinámicos, el cantante Jesús Grille-quien fue también el maestro de ceremonias- el conocido Geomar Valderrama, declamó y habló sobre el Cantor del pueblo.

La licenciada Lusimna Marcó; encargada de la biblioteca Carlos Rodríguez Jiménez, ofreció un recital de poemas dedicados al poeta de Coro.

Igualmente el cronista de Upata, el doctor Atife Habib, narró con emotividad la vivencia al lado del poeta Alí.

Como invitado especial estuvo Alfredo Primera, sobrino de Alí Primera, vive desde hace algunos años en nuestra ciudad.

Todos ellos expresaron la vigencia y la necesidad de continuar difundiendo la obra de Alí Primera-reconocida como patrimonio de la nación- llevar la canción necesaria no un día de homenaje, sino en encuentros con los niños, los estudiantes y trabajadores y cultores de esta región de Guayana.

El evento fue coordinado por Yesica Galáz, operadora del Ministerio del Poder Popular para la Cultura del municipio Piar, y contó con el apoyo del equipo presidencial para la cultura, el frente Francisco de Miranda y el movimiento por la Paz y la Vida del municipio.

Nombres y Saberes

Upata en voz indígena, como lo atestiguan los descendientes de las etnias Taurepan, Yecuana y arinagoto; llamados “Pemones”: Su significado al español es algo parecido a “Mi tierra” “Mi Lugar” “El sitio donde vivo”.

La distorsión y desconocimiento del significado de la palabra Upata, tiene varios orígenes; el primero es la discriminación y racismo por parte de los invasores, quienes se encargaron de borrar todos o casi todos los significantes lingüísticos indígena.

La segunda tiene que ver con las practicas continuadas desde la inecuación académica (Escuelas, liceos y universidades) desde donde se reproduce la tergiversación del significado;  ignorándose o desconociéndole su origen indígena.

Y la tercera es la poca o casi ninguna lectura e investigación critica que hacen nuestros docentes de historia (Disculpen el tono, pero es necesario mayor investigación) convertirse-algunas veces sin saberlo- en transmisores de falsas verdades, contribuyendo a crear una mentira sobre nuestro orígenes e historia.

Sin ánimos de ofender a ningún gremio, creemos urgente, retomar la historia local, comenzando por los orígenes indígenas; sus saberes y conocimientos. Existen varios autores reconocidos y con estudios científicos y de honda investigación, quienes  demuestran el significado correcto de la palabra Upata, los cuales deberían ser estudiados y difundidor en nuestras escuelas y liceos. Y por supuesto allí está el pueblo Pemón, conviviendo y prosperando en muchas localidades del estado Bolívar, conservando su idioma y saberes ancestrales.

Cuentos

Entre gatos y otros

Era una mañana fría-bueno en estos predios llamamos frío cuando el termómetro está en 20 a 18 grados C°- , así que, me levanté tarde, eran como las 09 de la mañana, me dirigí a la cocina para preparar café. En la silla donde regularmente me siento a leer un rato mientras el café o la comida se cocinan, estaba el gato durmiendo; ni siquiera cuando abrí la nevera para buscar alguna fruta, el pequeño glotón abrió los ojos.

Era verdaderamente raro, me acerqué y comencé a tocarlo, tratando de jugar con él. Después de varios intentos, bostezó, abriendo levemente los ojos, y finalmente desperezándose, movió la cola en señal de que me había detectado. Sin embargo pude percibir en su mirada una queja, algo como: “Qué quieres,  no ves que duermo”. Me fijé en su lomo y noté que tenía pequeñas manchas de sangre, lo tomé en los brazos y también tenía rasguños en las orejas y parte de la cola ¡El gato había tenido una noche de pelea! ¡Estaba herido! ¡Y yo creyéndolo flojo y dormilón!

Se dejó llevar hasta una pequeña mesita, quedándose quieto mientras yo buscaba algo para echarle, de regreso pude untarle un poco de mercurio con una paletilla de algodón, él se dejó sin emitir sonido alguno.

Luego de varios segundos, en la misma mesa se quedó dormido. Dejé que descansara y me dispuse a preparar mis cosas para ir al trabajo, Salí a la calle preocupado por la suerte de gato.

Mientras estaba ausente; en la casa, el gato discernía filosóficamente sobre lo que le había pasado y la existencia, es decir estaba sopesando que hacer, y así se mantuvo un buen rato. Algunas veces se decía: ¡No importa, ese gato algún día pasará por la misma situación que yo! En otros momentos penaba ¡No y no! ¡Tengo que hacer algo al respecto! ¡Ninguna gata querrá salir conmigo! Y así continuó por largo tiempo ¡hasta que dando un salto! ¡Salió a la calle dispuesto a desquitarse! Entró al  barrio; tenía que hacerle pagar por la paliza recibida la noche anterior; luego de varias vueltas lo vio. ¡Allí estaba, el gato manchado de la vecina! Aquella noche lo había sorprendido descuidado, pero ahora lo enfrentaría cara a cara como dicen algunos. El animal se fue acercando y cuando estuvo de frente le maulló fuerte: ¡Aquí estoy manchado! ¡A ver si esta vez me muerdes descuidado! ¡Ven que me la debes!

El gato manchado quedo un rato dudando si irse, o afrontar la pelea con el vecino amarillo. Pero solo fueron segundos, al rato se escucharon maullidos, gruñidos y todos los ruidos que emiten los gatunos cuando se pelean.


La vecina -dueña del gato machado- salió y con una escoba trataba de separarlos ¡Sale! ¡Vete! ¡Gato maluco! Le decía al amarillo. Justo en ese momento llegué; vi como mi gato-o mejor dicho, el gato que comparte mi casa- se defendía no solo del otro animal, sino de la vecina y su escoba.

La vecina al verme me espetó ¡Venga! ¡Agarre su bestia que lastima a mi minino! ¡Pero señora! Le respondí ¡Eso es asunto de ellos déjelos! ¡Así es el mundo de los gatos!

Ella me devolvió una mirada asesina; cautelosamente me acerqué y le dije a mi compañero, “oye déjalo para más tarde, porque esta mujer está furiosa y hasta yo voy a recibir escobazos”.

Como si me hubiera entendido dejó de morder a gato manchado, quien aprovechó para escabullirse a su  apartamento, mientras el gato amarillo se fue caminando tranquilamente hasta mi casa.

Dentro del hogar noté que el peleador se sentó en el mueble preferido -que también es el mío- y durante más de una hora se estuvo acicalando.

Igual que él, fui tranquilamente a mi escritorio y comencé a escribir parte de esta pequeña historia; de vez en cuando giraba la cabeza para observar al felino; quien desde su butaca-la mía, como reseñe-  me miraba satisfecho murmurando -creo yo-  con sus maullidos característicos, su punto de vista sobre lo acontecido; los cuales traduzco  a continuación-con algunos cambios por supuesto-: “La vida socio, hay que vivirla; como dijo algún sabio asiático- de nuestra raza claro está- todo aquello que te produzca placer búscalo, y las consecuencias acéptalas; así que ya sabes, hay que  enfrentar los problemas, no importa que te dejen heridas; estas sanarán, aunque tarden”.

Luis Reyes
Agosto 2021