Roraimanews

Minería ilegal afecta más de 7 mil hectáreas del Parque Nacional Canaima

Al menos 20 balsas minera en plena actividad perjudican y comprometen a los ríos ubicados en las inmediaciones del Salto Ángel, la cascada de agua más alta del mundo.

William Pérez.- Un documento presentando por la organización World Heritage Watch (WHW), revela que la actividad minera ilegal ha afectado cerca de 7 mil 400 hectáreas del Parque Nacional Canaima, ubicado al sur de Venezuela, jurisdicción del municipio Gran Sabana, estado Bolívar.

WHW es una organización no gubernamental independiente que promueve la preservación del Patrimonio Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en todo el mundo.

Para el referido organismo internacional la actividad minera irracional en estos terrenos “constituye un atentado irreversible contra el patrimonio biológico de Venezuela y de la humanidad”.

Según el informe de WRW, el cual será presentado a la Unesco, la extracción de oro con técnicas semimecanizadas, así como el uso de mercurio, elemento químico de alto nivel de toxicidad, ha afectado de manera considerable parte del terreno del Parque Nacional Canaima.

Es importante recalcar que el Parque Nacional Canaima fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1994.

De igual manera, se confirmó la presencia de al menos 20 balsas minera en plena actividad, las cuales perjudican y comprometen a los ríos ubicados en las inmediaciones del Salto Ángel, la cascada de agua más alta del mundo.

WRW resaltó que al menos 480 hectáreas de explotaciones mineras fueron detectadas en el sector occidental, donde los límites del parque están bajo una creciente presión de un gran foco minero ubicado en el Parque Nacional en Las Claritas-Chibay y otro gran foco en San Salvador de Paúl-Uriman. 

El río Caroní bajo amenaza

“Estas presiones generan una mayor amenaza para el paisaje, afectando directamente al río Caroní, y amenazando la continuidad de los bosques que hasta ahora se había mantenido relativamente inalterados gracias a las dificultades de acceso a la zona”, revela el documento. 

Para la organización mundial es preocupante la degradación del ecosistema que rodea el macizo montañoso de la mesa conocido como Auyantepuy.

Del informe se desprende que la situación social de la región ha provocado la lamentable desaparición de toda actividad científica en una de las regiones más interesantes del planeta para el estudio de la biodiversidad, como es el Parque Nacional de la Sierra o la formación de tepuyes en el Escudo Guayanés”. 

Se estima que alrededor de 7 mil 419 hectáreas del Parque Nacional Canaima presentan “alta vulnerabilidad”, al tiempo que 8 mil 935 hectáreas están consideradas como “vulnerabilidad media”.

Por último, el informe recomienda que “es necesario que la Unesco incluya al Parque Nacional Canaima en la lista de Patrimonio de la Humanidad en Peligro, como una acción política que motive a las autoridades a actuar de manera decidida y asertiva para poner fin a las operaciones mineras dentro de los límites del parque”.